Las pre-colecciones, la nueva gallina de los huevos de oro de la industria de la moda

En los últimos años estamos viendo como las colecciones Crucero y Pre-Fall han adquirido la misma importancia en el calendario de la moda que las de otoño y primavera. Lo que en un principio comenzó siendo una forma de experimentación, una forma de enseñar al mundo el planteamiento de lo que luego serían las colecciones primavera-verano u otoño-invierno, se han convertido en colecciones completas en sí mismas.

Los diseñadores saben del potencial de estas colecciones y para confirmarlo están los números, esos nunca fallan. Jack McCollough y Lazaro Hernandez, los chicos de Proenza Schouler, contaban en una entrevista a Alexander Fury que el 70-85% de las ventas de su firma vienen de las pre-colecciones, algo que tiene sentido si tenemos en cuenta que éstas se entregan antes y están colgando de las perchas de las tiendas full price durante más tiempo que las colecciones “principales”.

Además, hemos pasado de presentar las pre-colecciones en pequeños lookbooks mandados a la prensa a hacerlo con verdaderos desfiles, algo que Dior y Chanel llevan explotando desde hace unos años y a lo que ahora se ha apuntado Louis Vuitton, bajo la batuta de Nicolas Ghesquière, mostrando su última colección en Mónaco. Otro punto positivo de este tipo de colecciones es que no se presentan bajo el paraguas de una Semana de la Moda, donde en una jornada puedes acabar saturado de tanto desfile, sino que éstas se presentan de manera más reposada y en localizaciones estratégicas, algo que capta más la atención del consumidor y hace que perduren más en su memoria.

Otro dato pare ver el monstruo en el que se han convertido las pre-colecciones son el número de looks por desfile. Poniendo como ejemplo Vuitton, el desfile de la colección otoño-invierno 2014 estuvo compuesto por 48 salidas. El de la colección crucero presentada el pasado fin de semana, 45.

Viendo que el verdadero chollo de la industria actual son las pre-colecciones, los diseñadores emergentes apuestan por ellas. Dos ejemplos de ello son Alexander Lewis, un diseñador británico que, por ahora, solo diseña colecciones Resort y Pre-Fall y Rosie Assoulin, que comenzó su carrera lanzando una colección Pre-Fall. Porque, ¿para qué esperar?

Una editora de moda comentaba durante las pasadas semanas de la moda que el Ready-to-Wear se ha convertido en el nuevo Couture y que las pre-colecciones son el nuevo Ready-to-Wear, siendo las primeras las que hacen perder el dinero a la firma y las segundas la gallina de los huevos de oro. No puedo estar más de acuerdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s