El futuro de la buena crítica de moda sigue pasando por los periódicos

alexander-fury-the-independent

Pocas veces vemos críticas realistas de las colecciones en las principales revistas, WWD o Style.com. Y es que el peso de los anunciantes o las relaciones con las firmas de moda tienen más valor que lo que un crítico de moda pueda pensar de un desfile. Esa es la principal razón por la que las críticas en los periódicos se hacen con más libertad. Esa “censura” es tan evidente y tan conocida en el mundillo que hasta Imran Amed le preguntó por el tema a Suzy Menkes durante su primera entrevista desde su estreno como editora en Condé Nast International (a partir del min 17:27 aunque, como siempre, os recomiendo verlo entero).

“What is the point of hiring Suzy Menkes and getting some dumbed down version? I, also, can’t change myself.”

Esa era la contestación de la periodista a la pregunta de Amed, pero con su primer artículo para Vogue, vimos como Menkes ya no era Menkes. En él, la británica hablaba de acabar con las críticas maliciosas y de ofrecer comentarios constructivos pero nunca odiosos, algo que ella ha practicado durante muchos años con diferentes firmas como Jil Sander, Dior o Prada, con reviews sobre colecciones que, según el propio Óscar de la Renta, “han herido mis sentimientos.“

Después de ese estreno en el que Suzy renegaba de su pasado, hemos visto una denuncia algo descafeinada sobre la supuesta copia por parte de Peter Dundas a la hora de diseñar el vestido para la segunda boda de Poppy Delevingne y otros artículos bastante interesantes como el que habla del alto coste de las escuelas de moda, porque lo que nunca podrán quitarle a Suzy es el conocimiento de cómo funciona el mundo de la moda y la historia de éste.

Cathy Horyn, Robin Givhan, Vanessa Friedman, la propia Suzy… todas las críticas de moda reputadas escriben o han escrito casi toda su carrera para publicaciones cuyo eje principal no es la moda y esta tendencia sigue con el nuevo niño mimado de la crítica de moda: Alexander Fury.

El editor de The Independent es quien recoge el testigo de aquellos que no tienen miedo – ni nada que perder – a decir lo que piensan, un británico que cuando era joven quería ser diseñador, pero desechó la idea cuando se dio cuenta que no quería ser un diseñador cualquiera, sino uno llamado “John Galliano”, que actúa como consultor creativo de Mary Katrantzou desde 2010 y que suelta 1001 referencias en cada uno de sus artículos. El futuro, aunque solo sea con Fury, está asegurado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s