¿Es provocar el nuevo modus operandi de Vogue US?

El cambio comenzó con las portadas. De la noche a la mañana, Anna Wintour comenzó a dejar protagonizar las primeras planas de la revista a personajes que hasta entonces no habían tenido cabida en Vogue, celebrities del siglo XXI como Kim Kardashian con Kanye West o Lena Dunham.

Portadas que levantaron ampollas entre sus lectores habituales haciendo que muchos se echasen las manos a la cabeza y que personajes públicos como Sarah Michelle Gellar dijesen públicamente a través de Twitter que iban a revocar su suscripción a la revista. Con esas portadas vino la polémica y con la polémica, la publicidad para la revista.

Millones de entradas en blogs y artículos en las principales webs de moda de todo el mundo discutían si era correcto o no que la estrella de un reality de televisión protagonizase la portada de Vogue US y mientras tanto, la popularidad de la revista de Anna Wintour en internet subía como la espuma. Que hablen de mí, aunque sea mal.

En sus últimos números, las portadas de Vogue han vuelto a ser los clichés que eran y la controversia se centra ahora en los artículos de la revista en su versión online. Dos de los artículos publicados en la web que más han dado que hablar en las últimas semanas han sido “5 key wardrobe staples for the new First Lady of Greece” y “Could Tehran Be the Next Aspen?

El primero publicado al día siguiente de las elecciones en Grecia, es una selección de prendas de firmas como Alexander McQueen, Balenciaga o Prada que según Vogue, la mujer de Alexis Tsipras debería incluir en su armario de primera dama siguiendo las medidas de anti austeridad del nuevo presidente griego. Un artículo con el que podían pasar dos cosas, o te lo tomabas a broma o a la tremenda, como hicieron muchos otros en redes sociales. Como ejemplo, ahí están los comentarios de Facebook.

La otra noticia habla de que Teherán podría ser el nuevo Aspen, el próximo destino turístico estrella para los amantes del esquí. Un artículo que recibía una dura réplica del WWD y en el que recomendaban a la revista de Anna Wintour que se dedicase a hablar únicamente de Nueva York, París, Londres y Milán.

No sé si de verdad la edición americana de Vogue busca llamar la atención a toda costa o si ha sido simple casualidad, pero si es lo que buscan, Wintour es la flamante nueva cortesana de la que hablaba Don Quijote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s